lunes, 26 de octubre de 2009

La filla del alquimista





"Al Call de Barcelona hi ha una casa molt antiga, una casa que diuen els veïns que està encantada, la casa de l’alquimista..." (En el call de Barcelona hay una casa muy antigua, una casa que dicen los vecinos que está encantada, la casa del alquimista...")
En el call de Barcelona la memoria se debate contra el olvido. Descubrir el pasado judío es saber leer entre las piedras, encontrar rendijas, adivinar murmullos. Poco a poco adopté la identidad de guardiana de la casa del alquimista. Desde mi balcón vigilaba las idas y venidas de las sombras que aún la habitan, suspiré con su restauración, celebré el encuentro de la mezuzá. A menudo mis dedos recorren el hueco de la piedra de la antigua entrada, soñando en otros tiempos de luces y tinieblas. La historia del call se truncó con sangre. Pero la memoria persiste. Aún recuerdan los vecinos la leyenda de la casa del alquimista, y cada día veo a grupos de turistas apostados en mi portal, escuchando el cuento antiguo que intenta devolverle vida a las piedras. El Call ya tan solo son piedras, solo piedras por descifrar. Reescribí la leyenda, y ahora la he ilustrado. Aquí tenéis una pequeña muestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario